Etiqueta: miedo

Relatos nocturnos ya está a la venta

Relatos Nocturnos, relatos de terror, suspense y misterio, david casado aguilera

Ya os puedo anunciar que Relatos Nocturnos ya está disponible. Ya lo podéis adquirir, de momento en formato impreso, pero en breve también estará en formato ebook.

Relatos Nocturnos puede comprarse directamente en la página web de Lulu.com, la editorial encargada de publicar el libro de relatos. Leer más

Miedo

miedo, relato, David Casado Aguilera

Miedo

Escribo sobre la arena la palabra miedo, tratando de encontrar todo aquello que me provoca miedo. Miedo a caminar bajo el sol y no hallar mi sombra, miedo a nunca traspasar la verja que rodea mi casa, a no ser capaz de mirar y no ver nada. Miedo a perderme en el mapa de tu cuerpo y no recordar cada uno de los lunares de tu espalda. Miedo a no poseer en el cuerpo ni una sola cicatriz, tener un alma sin macula, y un corazón sin desengaños. Tengo miedo de abrir un álbum fotográfico y no ver rostros, mirar hacia atrás y darme cuenta que he caminado solo. Miedo a no sentir como propio el dolor ajeno, odiar y oscurecer las arrugas de mi piel con el rencor.  Miedo a posar la cabeza sobre una almohada de aguijones que me impidan dormir. Miedo a poseer una sola voz, a no saber escuchar, a vivir sin haber aprendido de cada uno de los errores que he cometido, miedo a no haber cometido ni un solo error. Miedo a no esconder mi pasaporte en un cajón del olvido, miedo a perecer antes que cruzar una frontera, miedo a sucumbir en el umbral de la esperanza, miedo a dejar de soñar, a creer que ya lo he conseguido todo.

Miedo a saber qué tres cosas me llevaría a una isla desierta, miedo a pensar que no hay fin, miedo a las despedidas, a un adiós sin posibilidad de ida y vuelta. Tengo miedo de haber sido un niño que no creía en los reyes magos, miedo a no haber sufrido al verte partir, miedo de no recordar cada uno de mis pasos, miedo a no haberme perdido nunca, miedo de no hallar atajos o recovecos en el camino, miedo a no sentir los pies sobre la arena, a nunca caminar descalzo, a vivir con un reloj en mi muñeca. Miedo a nadar y no llegar a ningún puerto, miedo a la oscuridad sin un faro que me ilumine. Miedo a no conocer la locura, a no tener fantasías, a pensar que no hay ficción sin realidad, a no inventar historias, a no volar con la imaginación atada en un mechón de mi pelo. A no creer, a sólo ver, a cerrar los ojos y dejar de mirar. Leer más