David Casado Aguilera

Home / Opinión / Inmortal Carlos Fuentes

Inmortal Carlos Fuentes

muerte de Carlos Fuentes, david casado aguilera

Carlos Fuentes

Anoche, a las 21 h (hora de España) me enteré de la noticia que había muerto Carlos Fuentes, fue como un rumor muy lejano, ya que no estaba prestando una gran atención a la televisión, mientras entraba y salía de la cocina hacia el salón. La presentadora del Telediario dio la noticia entre crisis económicas, peleas entre políticos y bombardeos de población civil, lo de cada día, pero había una noticia que no era la de cada día, que no estaba prevista, que me hizo sentar en el sillón, preguntándome si esa noticia era cierta, si había escuchado bien: “Carlos Fuentes ha muerto hoy en México DF, a causa de problemas respiratorios”.

Cuando quise darme cuenta ya estaban hablando de los desvaríos caóticos que está sufriendo Grecia. Tuve que recurrir a las redes sociales, en efecto, en un segundo pude corroborar la noticia. Mi primer sentimiento fue de incredulidad, el segundo de desasosiego, el tercero de consciencia de una pérdida.

Hoy aparecerán muchos artículos, algunos de ellos escritos por eminentes literatos, viejas entrevistas, comentarios, lamentos, más o menos sinceros…no he querido mirar nada antes de escribir estas líneas, quiero que sea personal, transmitir lo que yo he sentido al acercarme a su literatura. Soy de los que se sonrojan y sienten cierta incomodidad al escuchar grandes alabanzas y grandilocuentes adjetivos una vez el cuerpo está frío, yo no, no puedo, desgraciadamente no lo conocía, pero sí su literatura, sí sus libros.

La primera novela que leí de Carlos Fuentes fue Los cinco soles de México, fue una revelación, no sólo por su prosa, sino por todo lo que ese libro me mostró. Había estado unos cuantos meses en México, pero puedo aventurarme a decir, que casi con toda seguridad, pude aprender mejor algunos aspectos de México a través de las páginas de ese libro que de mi propio contacto con ese país.

Soy un enamorado de México, y libros como ese me han hecho apreciar mucho más un país cuya tradición, cuya historia, su lenguaje, su identidad, están encerradas entre muchas obras del autor de La region más transparente. Otro libro que me permitió adentrarme un poco más en la idiosincracia de México y del mexicano fue El laberinto de la soledad de Octavio Paz.

Porque hay autores que con sus obras consiguen dejarte un poso, una huella indeleble que permanece por muchos otros libros que leas después, y Carlos Fuentes es uno de ellos. Su literatura es patrimonio de la humanidad. Fue, es uno de los grandes. Miembro de aquel llamado “boom latinoamericano”, junto con escritores de la talla de Vargas Llosa, Cortazar, García Márquez, Sábato…

Precisamente, la última obra que he leido de él, la finalicé la semana pasada, y cuyo título es La nueva novela hispanoamericana, primera edición de 1969 que encontré en una vieja librería, detrás de la plaza de Santo Domingo, en el DF y que habla de ese “boom latiniamericano”. Era una librería de esas que amontonan libros en un caos organizado y que al entrar puedes captar el aroma de páginas amarillentas y de libros olvidados hace mucho tiempo. Uno de ellos, era este pequeño libro de apenas 98 páginas que contiene la disertación más acertada que he encontrado nunca de ese “boom latinoamericano” etiqueta de la que él no estaba de acuerdo. Claro que en este ensayo no habla de él, ni del papel que jugó su obra en esa explosión de talento latinoamericano. Porque el autor de la La muerte de Artemio Cruz era uno de ellos y uno de sus máximos exponentes..

“Pero si los hispanoamericanos somos capaces de crear nuestro propio modelo del progreso, entonces nuestra lengua es el único vehículo capaz de dar forma, de proponer metas, de establecer prioridades, de elaborar críticas para un estilo de vida determinado: de decir todo lo que no pueda decirse de otra manera. En el momento de ganar esa conciencia, contemos con las armas indispensables para beber el agua y comer los frutos de nuestra verdadera identidad. Entonces esas obras, esos Pasos perdidos, esas Rayuelas, esos Cien años de soledad, esas Casas Verdes, esas Señas de identidad, esos Jardines de senderos que se bifurcan, esos Laberintos de la soledad, esos Cantos generales, aparecerán como “las mitologías sin nombre…anuncio de nuestro porvenir”.

Con estas aplabras acababa la obra referenciada anteriormente, de esas palabras se puede extraer el porqué entendía latinoamerica como una unidad, como un área de caminos y zonas comunes en el que el nexo de unión era el leguaje, era el idioma. Amante de México, pero latinoamericano por encima de todo, cuestión que defendió en todas sus obras, ya fueran novelas, ensayos o discursos.

Muy apegado a la realidad mexicana, Carlos Fuentes últimamente ha mostrado su tristeza y su desconcierto ante la ola de violencia que vive su país, a la poca credibilidad que ofrecen las alternativas políticas de un país que necesita una regeneración. Él formaba parte de ese discurso inconformista, aleccionador, que ofrecía alternativas y que nunca fueron ni son contempladas por quienes ostentan el poder. Espero que al menos, alguno de los candidatos a la presidencia de México sí sepa ubicar su obra y comprender la grandeza de la figura de Carlos Fuentes, al que seguro nombrará estos días, aunque no haya leído un sólo libro suyo.

La muerte de Carlos Fuentes deja un vacío irreparable e insustituible en la narrativa hispanoamericana, pero la muerte no es muerte si alguién te recuerda y de Carlos Fuentes nos queda su legado, sus obras, su discurso, su pasión por la literatura, esa herencia es lo más cercano que tiene un hombre, un ser mortal de alcanzar la inmortalidad. Hasta siempre maestro.

3 thoughts on “Inmortal Carlos Fuentes”
  1. Sr. Tomapastillas Mayo 16, 2012 on 6:12 pm Responder

    Y ahora es cuando sus obras cobrarán fuerza, Carlos siempre será un referente para las letras mexicanas, siempre tenía la palabra adeduada, el discurso preciso y no dejaba indiferente a nadie.

    Retrataba un México que poco a poco se va difuminando, ese México que está siendo devorado por la globalización, ese México de librerías como la que mencionas, de garnachas pulque y tequila, ese México que es tan nuestro y que tanto despreciamos.

    Buen viaje a Fuentes, haremos de tu México un motivo para que te sientas orgulloso.

  2. Laura Mayo 21, 2012 on 5:47 pm Responder

    Cuando Carlos Fuentes hablaba, de lo que fuera, siempre decía algo interesante. Hace un rato veía un video en donde se le entrevistaba en su casa. Conversaciones informales pero, aún así, enriquecedoras. Son pocos los genios que habitan nuestro planeta. Se nos ha ido un mexicano excepcional. Vivirá siempre en sus libros. Inmortal.

    • admin Mayo 21, 2012 on 5:53 pm Responder

      Gracias Laura por tu comentario. Así es, Carlos Fuentes era un intelectual, con eso quiero decir que hablaba desde la experinecia, la cultura y la sabiduría. Mucho que aprender tienen los pseudo-intelectuales que hoy vemos pululando por los medios de comunicación dando lecciones morales sustentadas en un discurso vacio, muy politizado y sin alma.
      Un beso
      D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To get the latest update of me and my works

>> <<