David Casado Aguilera

Home / Opinión / El Toro de la Vega

El Toro de la Vega

He necesitado dos días para digerir un artículo que leí en El País, en el que el joven que acabó con la vida del Toro de la Vega, alardeaba de su hazaña, soltando por su boca perlas como “Me siento Cristiano Ronaldo” o “en ese momento eres como un Dios”. Oscar Bartolomé Hernández se llama el sujeto, y ya podrá contar a sus nietos que mató a un toro agonizante a lanzazos, cuando éste apenas podía sostenerse en pie, tras media hora de estar siendo perseguido y torturado por una multitud enloquecida y sedienta de sangre.

Según una norma de tan bárbaro evento, sí, porque esta salvajada parece ser que tiene normas, consiste en que el primero que alancea al toro, es el que tiene derecho a matarlo, bendito derecho. No verán muchas fotos o vídeos del momento álgido de tan instructiva festividad, ya que los organizadores y los propios participantes de dicha bacanal sangrienta, impiden que se saquen imágenes o se grabe el momento, en el que el valiente hombretón clava en la nuca del toro repetidamente su lanza hasta matarlo.

Pero cuando todo parece estar dicho y logro reponerme de lo que mis compatriotas, algunos, cada vez menos afortunadamente, llaman “fiesta”, va el alcalde de Tordesillas, lugar donde se lleva a cabo esta carnicería, y después que los periodistas le comunicaran que había sido una larga agonía, el muy imbécil suelta “El tiempo es relativo”. Hay que ser gilipollas.

Lo más triste, a parte de los comentarios de gente que no es capaz de sentir compasión por un animal moribundo y agonizante, es que esta “Fiesta” está declarada como de Interés Turístico Nacional. Me avergüenzo profundamente de pertenecer a un País donde algo tan cruel, tan bárbaro y tan salvaje es poseedor del título de Interés Turístico Nacional. Porque si la imagen que queremos proyectar al exterior es la imagen de un toro agonizante despues de haber sido perseguido y lanceado por una turba de salvajes, se explicarían muchas cosas que de nosotros se dice en el exterior y que luego, en un ataque de orgullo patrio trasnochado nos ofende.

¡Ah! por cierto y luego criticamos y llamamos salvajes cuando desde nuestro confortable sillón catalogamos como bárbaros o incivilizados a otros pueblos y culturas que vemos por televisión. Cabría preguntarse después de ver un año más esta salvajada ¿Quién es el incivilizado? ¿Quién es el animal?

2 thoughts on “El Toro de la Vega”
  1. Laura septiembre 15, 2011 on 12:33 pm Responder

    Sin duda, coincido contigo en todo David. No encuentro la mayor satisfacción en ver sufrir a otro ser vivo.

    • admin septiembre 15, 2011 on 12:45 pm Responder

      Así es Laura, parece mentira que en el año 2011 y en un país que dice ser civilizado y del “primer mundo” tenga una persecución, tortura y asesinato de un animal como Interés Turístico Nacional. Penoso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To get the latest update of me and my works

>> <<