David Casado Aguilera

Home / Blog / ¿Cuándo dar por finalizada una novela?

¿Cuándo dar por finalizada una novela?

¿Cuándo dar por finalizada una novela?, david casado aguilera, consejos para escritores

¿Cuándo dar por finalizada una novela?

Tal y como os he ido contando, me encuentro en el proceso final de revisión de mi última novela, Un verano en la casa azul. Por ese motivo, hoy voy a tratar el tema de cuándo dar por finalizada nuestra novela.

Hace poco leí una entrevista a mi admirado Joan Cabré, que explicaba que él se desmayaba cada vez que acababa una novela, debido a la tensión liberada al saber que ha finalizado una obra que le ha llevado hacer unos cuantos años.

Todo aquel que ha experimentado la enorme satisfacción de escribir la última frase de una novela sabe de lo mágico de ese momento. Tal vez no se desmaya como Cabré, pero es un momento único, muy efímero, eso sí, porque enseguida te das cuenta que has de revisar la novela y en esas revisiones observarás con cierta frustración que la novela no estaba tan acabada como pensabas al escribir la palabra Fin.

Paul Auster explicaba en la presentación de uno de sus libros, que el sentimiento que más ha experimentado cada vez que concluía un libro era el de vacío, el de insatisfacción.

Ante la pregunta con la que titulo este post: ¿Cuándo dar por finalizada nuestra novela?, la respuesta, como siempre, será poco concreta ya que depende de lo pulido que haya sido nuestro trabajo previo. Lo que está claro es que esas revisiones son imprescindibles si queremos ofrecer un trabajo digno.

Otra cosa que ha de quedar clara es que, por muchas revisiones que se hagan, siempre se encontrara una errata, por tanto la perfección absoluta, en este caso, no existe.

Arturo Pérez-Reverte, al que tuve la suerte de conocer en la presentación de su última novela, El tango de la guardia vieja, en Barcelona, explicaba precisamente eso, por muchas vueltas que dio a su nóvela y por muchas correcciones a que la sometió, siempre se escapaba algún error. Explicaba que, cuando recibió los primeros ejemplares de la novela, abrió el libro por una página al azar y, por una extraña ley de Murphy, ahí había una errata, que rápidamente tuvo que subsanar llamando a la editorial para que los siguientes ejemplares ya no tuvieran ese error.

Con esta anécdota quiero ilustrar que ningún escritor está libre de erratas y que los errores son comunes. Lo que se trata es de minimizar al máximo estos errores, no sólo ortográficos, gramaticales o la idoneidad de una palabra, sino también contextuales, que no cometamos errores como caer en contradicciones a la hora de desarrollar la historia.

Es muy fácil cuando se escribe una novela con muchos personajes cometer el error de confundir los nombres o las situaciones. Nosotros como escritores no nos damos cuenta ya que tenemos la historia en la cabeza, estamos demasiado involucrados, pero os aseguro que al lector/a no se le escapará, y es una situación que nos puede restar credibilidad como contadores de historias.

Gabriel García Márquez contaba que una novela puede tener infinitas revisiones, entonces, ¿cuándo dar por finalizada una novela?, le preguntaban. Su respuesta fue “yo doy por finalizada una novela cuando una revisión más sólo estropearía la historia”.

Después de la afirmación de García Márquez, pocos consejos se pueden dar más. Sólo apuntar que, como en todo el proceso de creación de una novela, la paciencia es clave. Son muchas las ganas por ver la novela impresa con sus cubiertas, para poder enseñarla a la familia y amigos, pero es mejor retrasar ese momento y estar completamente satisfechos con el resultado final, que tener el desagradable sentimiento de que la novela estaba inconclusa o que tiene múltiples errores.

To get the latest update of me and my works

>> <<